23 agosto 2012

Fotografiando un día en El Estrecho

Cópula de saltamontes.
Mediados de Agosto.
Amanece un nuevo día en El Estrecho.
Es temprano, demasiado para levantarse un día de vacaciones, pero la luz entra por los ventanales e ilumina toda la habitación haciendo que sea imposible seguir en la cama. Mejor, así aprovechamos bien el día.
Café recién hecho y desayuno en la mesa de fuera. Las primeras horas del día en un jardín pueden ofrecer mucho más entretenimiento que cualquier tele. Por si acaso, cojo la cámara y estoy atento.
El patio, repleto de plantas y setos, es el lugar más fresco del jardín, pero a pesar de todo esta mañana ha comenzado más calurosa de lo normal. Sopla de levante (este) moderado, y eso significa que hoy va a hacer calor.
En El Estrecho se puede anticipar el tiempo que va a hacer en otros lugares de la Península sólo con saber el viento que sopla. Con este levante no me gustaría estar en Sevilla...

Volviendo al desayuno, los habitantes y visitantes habituales del patio comienzan a hacer acto de presencia. Una pareja de saltamontes (o similares) sobre el aligustre, se enfrascan en una cópula que puede durar un rato muyyyyyy largo.
Una curruca capirotada reclama dentro de la madreselva  mientras unos estorninos arman jaleo en una higuera.
Generalmente silenciosas, una ranita meridional se delata al saltar de una hoja a otra. Se pasan las horas totalmente estáticas en el rincón más húmedo y sombrío del patio, sobre una de esas plantas tropicales con grandes hojas, habituales en nuestros jardines. Al principio de llegar a esta casa, por el mes de Abril, sólo había una. Ahora sin embargo ya hay cuatro, dos grandes y dos pequeñas, como si de una familia media de ranas se tratase. Cojo la cámara y me pongo manos a la obra, pero no me lo ponen fácil y se quedan siempre en las hojas más sombrías y escondidas de la planta, lo que me obliga a disparar a bajas velocidades comprometiendo el foco con cada pequeña sacudida por la más mínima brisa.

Mientras estoy en faena, por el rabillo del ojo veo revolotear algo. Llegó! La reina del patio, como cada día a estas horas, se dispone a pegarse un buen desayuno de néctar. La mariposa monarca Danaus plexippus, cuya migración espectacular entre México y Canadá tantos documentales ha protagonizado, se reproduce desde no hace mucho en el Sur de la provincia de Cádiz, aprovechando la presencia de pequeños rodales de aquellas plantas que tanto orugas como adultos necesitan para su alimentación.


Cicleo de milanos negros.
Al final, entre tanto bicho y tanta foto, se me ha ido el santo al cielo. Hoy voy a intentar ir a ver algo de migración, y la mejor hora es el medio día, así que es mejor que recoja la casa y me ponga en marcha.

Unas horas después se confirma que la predicción de calor hecha esta mañana era bastante acertada. Hace bastante calor y el viento de levante se está calmando. Tal vez esta tarde cambie a poniente (oeste), pero mientras, los días de levante son buenos para ver migración en la zona de Tarifa, puesto que las aves sufren cierta desviación hacia esta zona. Aún es pronto y la migración postnupcial de aves rapaces y planeadoras no está más que comenzando. Milanos negros y cigüeñas son las más tempraneras y las grandes protagonistas de estos primeros días de Agosto, cruzando El Estrecho miles de ellos en un buen día de migración. Aún así, no cruzan sólos y pueden verse otras aves como aguiluchos cenizos, alimoches, gavilanes o las primeras calzadas y culebreras (las más tardías).

El día es bueno en cuanto a movimiento de aves, y en unas cuatro horas (de 11:00 a 15:00) puedo ver más de 2.000 cigüeñas blancas y otros tantos milanos negros dirigirse rumbo al sur. Además, 4 alimoches, 13 culebreras, 3 calzadas, 3 aguiluchos cenizos, 3 cernícalos primillas, 1 aguilucho lagunero y 1 halcón peregrino vuelan por encima de mi punto de observación.
Sin embargo, la visibilidad en El Estrecho hoy es muy mala y esto hace que las aves se acumulen sin terminar de animarse a cruzar a África. Intento sacar algunas fotos, pero la luz es terrible. A pesar de ello consigo fotografiar algunos momentos que ilustran bien este espectacular fenómeno natural.

Con el viento el calma total, bastante hambre y mucho calor, es hora de recoger el campamento y esconderse hasta que la tarde avance y bajen un poco las temperaturas.




Enorme bando de cigüeñas en migración.

Ya avanzada la tarde vuelvo a salir de mi agujero. El cielo está más azul y el ambiente más fresco. El viento definitivamente cambió, llevándose consigo la bruma y parte del calor. Es la hora de regar las plantas y el huerto. Mientras recorro la parcela, veo una mariposa Chupaleche Iphiclides feistamelii sobre la misma planta en que vi esta mañana a la monarca. Al acercarme presencio algo impresionante. La monarca está siendo devorada por una mantis religiosa. Parece que al final la reina perdió la cabeza... literalmente.

Chupaleche -Iphiclides feistamelii-.

Mantis depredando una mariposa monarca.

Con las últimas luces del día, y aprovechando la estampida de bañistas de las playas, me encamino hacia Punta Paloma, mítico enclave geográfico, a realizar mi primera prueba de fotografía crepuscular en costa que ahora está tan de moda entre los fotógrafos de naturaleza. El sitio en sí es precioso y parece bastante apropiado para el fin, así que elijo una serie de composiciones posibles y espero a que caiga el sol sobre el horizonte.
Como toda primera vez, surgen mil imprevistos fruto de la inexperiencia y el desconocimiento, a pesar de lo cual, los resultados no son despreciables. Hay mucho que mejorar, pero estamos en el camino correcto.

Punta Paloma al anochecer,

Punta Paloma al anochecer.

 Y así, caída la noche, y después de un día larguísimo, me vuelvo a casa, cansado y satisfecho.


[En realidad este día nunca ocurrió, y sólo existe como hilo narrativo de una serie de momentos fotográficos reales que quería compartir con vosotros y que en realidad forman parte de mi vida cotidiana en Tarifa. Todo lo contado es real, sólo que en lugar de ocurrir a lo largo de un día, sucedió en distintos momentos de las últimas dos semanas.]

2 comentarios:

Sara dijo...

Geniales!!!

Algunas ya las habia visto pero la de la mantis con la monarca (que era la que esperaba ver) es increible!!!! no me la esperaba, para nada, así. Y las del anochecer....muy bonitas.

Yo se que mi cámara no da pa mucho pero yo quiero una clasecita!!!!!jijijijiji

A seguir así para nuestro disfrute!!

María dijo...

Preciosas fotos, Fer
Enhorabuena por el reportaje!

María León